EL DJ DE LA ARENA QUE DE NIÑO HACÍA PATTY PARA AYUDAR A SU FAMILIA

Su estampa en la arena refleja rudeza, quizás más de uno lo piensa para meterle la pata. Pero cuando usted ya trata con él son otros cien pesos. Kenny Spence es un jugador que le va a todas dentro de la cancha porque desde muy chico aprendió a luchar contra la adversidad, el miedo no lo vence, todo lo contrario, disfruta de cada momento de su vida tanto en la Liga de Fútbol Playa como en su trabajo de DJ en eventos especiales de una empresa de mercadeo.

Ya tiene ratillo de estar en la liga, solo que se había alejado un poco. Tiene conocimiento de la arena desde hace más diez años, incluso formó parte de la Selección Nacional.

“Quizás había dejado el fútbol playa porque en aquel entonces no era tan competitivo como ahora, era menos organizado, siento que eso ha cambiado y ha atraído a más jugadores a la disciplina”, indicó Spence, quien reconoció que algunas personas cuando lo ven se asustan, pero se considera una persona alegre, que le gusta vacilar y hacer pasar un buen rato a sus amigos. En Limón, por ejemplo, sus amigos le dicen “Negro feo” o “Yegua ahogada”.

“Dentro de la cancha sí soy rudo, me gusta jugar fuerte, pero sin mal intención, fuera sí soy otra persona, me gusta vacilar, aunque tengo mi carácter. A veces me ha pasado que por mi cuerpo la gente me ve así mal, pero soy una persona feliz y tranquila”, acotó.

Esa corpulencia física no es obra de la casualidad…Desarrolló fuerza por el deporte y por herencia porque en su familia hay de todo un poco: futbolistas, beisbolistas y basquetbolistas. “La verdad siempre me ha gustado el deporte y he sido de los más altos del equipo”, sentenció el jugador del Club Sport Herediano.

De padres panameños, pero nacido en San José, Spence le pone bonito a su trabajo y está agradecido con Dios por cada oportunidad que le brinda de hacer lo que le gusta.

“Fuera de la arena soy una persona trabajadora, laboro en una empresa de mercadeo en la parte de eventos especiales, audio, DJ, animación. Ahí me la juego en las mezclas, a veces trabajo en matrimonios o donde se necesite de audio o de un DJ”, informó este padre de dos niñas.

Su carácter lo fue formando desde niño porque pasó momentos muy duros, la plata no alcanzaba para pagar el alquiler y debía fajarse en la cocina para hacer patty.

“Tuve que aprender a cocinar por la situación que vivíamos, soy el menor de 6 hermanos, entonces nos poníamos a hacer patty para vender. Mi familia tenía un pequeño negocio de comida caribeña, pero a veces como no había mucho dinero nos corrían de donde vivíamos. Gracias a mi mamá y a Dios fuimos saliendo adelante. Mi padre no estaba en casa porque se fue a Estados Unidos”, recordó.

Sobre lo que será el duelo semifinal de vuelta del domingo, Spence apuntó que no será fácil quitarse el 5-1 de la ida.

“Súper duro, vamos cuesta arriba, es difícil, pero no imposible, sabemos que Limón es un gran equipo. En el primer juego Limón jugó muy bien y nosotros cometimos errores, ellos lo aprovecharon para sacar su ventaja. Herediano tiene con qué para ir a Limón y darlo todo”, finalizó.

Spence ha militado en esta temporada con Orión y Herediano.

Start a Conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *